Andar con un motor averiado es un gran riesgo

ventademotores.com

A veces estamos conscientes de que algo no anda bien con el vehículo, porque escuchamos algún ruido extraño, apreciamos olores inusuales, sale humo del escape con colores no convencionales, incluso en ocasiones proviene del área en donde está el motor y otras piezas de envergadura, tal vez sentimos que está perdiendo fuerza o que hace movimientos bruscos repentinos, pero como sigue andando no le prestamos la debida atención.

Es así como vamos dejando que la situación empeore, y un problema que pudo ser resuelto con pequeños ajustes se agrava al punto que se hace necesario cambiar el motor. Por lo tanto, el desembolso probablemente llega a hacer superior a nuestra disponibilidad económica, haciéndose imposible la adquisición de uno nuevo. Afortunadamente, no es la única opción y podemos mirar el mercado de las piezas de segunda mano.

Pero no solo nos debe preocupar el tema económico, lo que esto impacte a nuestros bolsillos, sino el riesgo que representa para nuestra integridad física y la de otros, como pueden ser los pasajeros que nos acompañan o los individuos que estén en un momento determinado cercanos a los lugares por los que circulemos.

No es una exageración, es una vulnerabilidad latente el conducir con un desperfecto en el vehículo, especialmente si no tenemos la certeza del tipo de falla y las posibles consecuencias de andar en esas condiciones. Tal vez no sea mayor cosa, pero puede que estemos jugando a la ruleta rusa y ni sepamos.

Pasos responsables que se deben dar cuando se detecta alguna anormalidad:

1.- Tratar de detectar de dónde proviene la irregularidad.

2.- Acudir a un mecánico de confianza y explicar lo observado.

3.- Seguir las sugerencias del especialista.

4.- Comprar los recambios requeridos que sean de buena calidad. No tienen que ser necesariamente nuevos, pueden ser de segunda mano, en cuyo caso es imperativo que se adquieran en establecimientos fiables. Hay que pedir garantías formales de todo lo que se compre.

5.- Solicitar que se realice la reparación y mantener el coche bajo observación para determinar si la falla realmente desapareció.

Si el daño llegó al motor, con más razón hay que proceder a realizar los ajustes correspondientes, si no tiene reparación, conviene que consulte la web  http://www.ventademotores.com/, en donde puede pedir presupuesto para comprobar si es factible saldar su coste.

Si no puede adquirir lo necesario, lo más sensato es que detenga el vehículo hasta que reúna lo suficiente para llevar a cabo la remediación.