La magia pensada como una ciencia

La magia como una ciencia-PIXA

 

Si por casualidad, afirmas que nunca has presenciado un truco de magia, dalo por hecho que es mentira. Alguna vez en nuestras vidas hemos sidos partícipes de un acto de magia o ilusionismo.

 

Es imposible que no hayamos sido engañados por la baraja de cartas, las monedas, los sombreros o los pañuelos. Si bien la magia no es real, hubo estudios científicos que lo pusieron en el foco para darle un estudio profundo y exhaustivo.
Los estudios realizados no miran el truco en sí, sino más bien en los procesos neuronales efectuados. Trata de la mente humana y su comportamiento ante estos efectos.

 

Se ha llegado a determinar que el factor de eje para manipular en la magia es la atención del espectador. El ilusionismo es la gran parte de ello para lograr ‘engañar’ a la gente que lo presencia.

 

De esa manera, es mucho más fácil poder realizar el proceso de la información que se va recibiendo. A su vez, se debe de tener en cuenta limitada que atiende esa selección, lo cual exige un procesamiento más controlado respecto a los que hay que ignorar.
Ante todo ello, se realiza una focalización teórica –expresada por EscuelaMagia– como un estímulo determinado al inhibir información no deseada y preparando al individuo para llevar a cabo referida acción. El cerebro, cuenta con muy poca referencia hacia la atención, por lo que el entretenimiento debe ser dinámico y consecutivo. Al no procesar toda la información que recibimos, se da lugar a una tal ceguera ante la atención.