Placas solares policristalinas

Las placas solares son alternativas ecológicas para reservar y generar energía, mayormente eléctrica, y principalmente funcionan absorbiendo el calor del sol para posteriormente almacenar una reserva de energía eléctrica útil para la edificación.

Las placas solares representan una increíble opción para el ahorro energético, ya que nos permiten aprovechar los recursos naturales del planeta, sin necesidad de malgastar la energía y sin poner en riesgo la integridad de la naturaleza. Aunque las placas solares llevan varios años en el mercado, no todo el mundo conoce sobre ellas y sus tipos, aquí te explicamos acerca de las placas solares policristalinas.

Proceso de fabricación

En general, las placas solares se fabrican siguiendo un proceso de cinco fases; lo primero será extraer su material de fabricación, que es un mineral, el silicio, que se extrae en su estado puro de las minas. Posteriormente se procesa hasta convertirse en lingotes de silicio, luego se corta en múltiples láminas delgadas, similares al grosor de una cáscara de huevo, que más tarde se infunden en ciertos componentes químicos para obtener las células solares.

Con este material se ensamblan las placas solares, las células deben conectarse entre sí, y pueden abarcar grandes áreas de los techos de los edificios o casas, por lo que se requiere una gran cantidad de silicio para producirlas, además de la maquinaria adecuada para su ensamblaje.

Uso y eficiencia de las placas solares policristalinas

A pesar de que las placas solares policristalinas son relativamente nuevas en comparación con las placas monocristalinas, aportan otro tipo de eficiencia y funcionan del mismo modo tradicional. Aunque su efecto no es tan duradero como el de las placas monocristalinas, las placas policristalinas almacenan energía de un modo más eficiente, ya que sus múltiples cristales aceleran el proceso de calentamiento, por lo que acumulan más energía en menos tiempo.

Estas placas son más fáciles de fabricar y también más económicas, dado que es más sencillo conectar pequeños y múltiples fragmentos cristalinos, que fragmentos grandes y de alto alcance. Las placas policristalinas suelen ser color azul marino, a diferencia de las monocristalinas, que son de color negro.

Clima y funcionamiento

Las placas policristalinas suelen ser utilizadas en los climas cálidos, debido a que funcionan mejor absorbiendo grandes cantidades de calor y almacenando la energía, por lo que constituirían una mejor opción para países tropicales. Su fabricación rápida y económica también hace de las placas solares policristalinas, la mejor opción para lugares remotos y calurosos.

Las placas solares son grandes inventos científicos que nos permiten reutilizar la energía solar, cada vez se conoce más sobre sus grandes beneficios para la humanidad, pero es importante seguir aprendiendo más de esta increíble alternativa para el ahorro energético y para la preservación de nuestro planeta.