Servicios financieros e inmobiliarias: ¿Se terminan las dificultades para conseguir un alquiler?

burn-money-1463224_640

Últimamente la mayoría de los nuevos inquilinos y quienes necesitan mudarse coinciden en la misma situación: la dificultad de conseguir un alquiler en la ciudad. ¿Por qué cuesta tanto y se necesitan tantos requisitos para poder alquilar un departamento?

 

Hace varios años que en la ciudad de Buenos Aires se da una creciente tendencia en relación a los alquileres de propiedades: la cantidad de dueños disminuye y la de inquilinos aumenta exponencialmente. Si bien a partir de los servicios financieros ofrecidos en el último tiempo por las entidades bancarias, como las garantías, alquilar un departamento no es una tarea fácil. (Más info).

 

Actualmente se cree que en Buenos Aires una de cada tres familias alquila una propiedad, a diferencia de las cifras de hace diez años que marcaban que una de cada cinco familias eran inquilinos y no dueños. La caída en las cifras de servicios financieros como los créditos hipotecarios fue una de las razones de este fenómeno aunque actualmente los nuevos créditos UVA impulsados por el Gobierno de la Ciudad y la nueva ley de inquilinos apuntan a revertir esta situación y beneficiar los inquilinos en un corto y mediano plazo.

 

La aparición de estos créditos hicieron que las cuotas sean muy similares a las de un alquiler, lo que llevó a las inmobiliarias a tener que aceptar e introducir la nueva ley de inquilinos que trae consigo varios cambios en beneficio de los mismos. A pesar de este fenómeno creciente de los créditos y la incipiente ley, alquilar en la ciudad sigue siendo una tarea bastante difícil.

 

  • ¿Cuáles son las complicaciones para alquilar una propiedad en la ciudad?

 

Muchas personas se preguntan por qué cuesta tanto y se necesitan tantos requisitos para poder alquilar un departamento. En los últimos años alquilar una vivienda o departamento en la Ciudad de Buenos Aires se ha convertido en una tarea complicada, que muy pocas personas logran realizar.

 

Antes de la aparición de la nueva ley de inquilinos, una familia o persona debía desembolsar una gran cantidad de dinero y contar con una garantía para poder alquilar un departamento. Dentro de los gastos que se debían realizar por parte del inquilino encontramos: comisión por el alquiler con una suma cercana al valor de un mes de renta, dos meses de renta como depósito de seguridad y los famosos gastos administrativos  de la inmobiliaria.

Si pensamos en una familia tipo de clase media o un estudiante universitario podemos definir de antemano la dificultad que este proceso de alquiler supone para poder ser llevado a cabo.

 

En cuanto a las garantías, este elemento era la segunda traba a la hora de pensar en alquilar, ya que la gran mayoría de las inmobiliarias exigía una garantía de capital federal, recibos de sueldo de determinado monto mensual o facturación reciente para los profesionales independientes.

 

En relación a las garantías, las entidades bancarias comenzaron a ofrecer entre sus servicios financieros el servicio de garantías para alquileres de propiedades en la ciudad. Un elemento que junto a la nueva ley de inquilinos hace que para una familia o persona individual, alquilar sea posible sin tener tantas complicaciones.

 

  • ¿A qué apunta esta nueva ley de inquilinos?

 

La aparición de esta nueva ley de inquilinos llega para alivianar y beneficiar a los nuevos inquilinos en el proceso de alquiler. Esta ley impone algunas restricciones a las inmobiliarias como la determinación de una comisión máxima cercana al 4% del valor total del contrato de alquiler, que será pagado en este caso por el propietario del departamento o vivienda.

 

Implica además retirar los cargos correspondientes a los honorarios por la administración a los inquilinos y cobrarlos directamente al dueño del inmueble, cuestión que será notificada desde el primer momento que se coloca un anuncio de alquiler de una propiedad.

 

Con la modificación en el pago de la comisión aparece otra ventaja para los inquilinos: negociar el precio de los alquileres. Con esta nueva medida se empezó a dar una cierta flexibilidad a la hora de negociar los precios de los alquileres entre el propietario y los inquilinos. Anteriormente los inquilinos tenían poco margen de negociación al tener que hacerse cargo del depósito, los gastos administrativos y la comisión del alquiler.

 

  • Alquilar cerca de los servicios de transporte:

 

La importancia de conseguir una vivienda o departamento cercano a los medios de transporte es vital para llegar a nuestro trabajo o universidad lo más rápido posible. Los valores de los alquileres suelen variar con respecto a este punto, no es lo mismo el valor de un alquiler cercano a una boca de subte que otro a una distancia de más de diez cuadras.

 

Al igual que el fenómeno de los subtes, alquilar cerca de una avenida con acceso a las principales líneas de colectivo es también un diferencial a la hora de la cotización de un alquiler. Aunque en este sentido los valores no llegan a igualar al de las propiedades con las estaciones de subte cercanas.

 

 

  • ¿Alquilar uno, dos o tres ambientes?

 

Una vez que tengamos la zona y el barrio elegidos, debemos determinar la cantidad de ambientes y el tamaño de la propiedad para alquilar. En este sentido estaremos influenciados directamente por la cantidad de personas que vayan a convivir en la vivienda o departamento.

 

En este sentido y a partir de cifras que arrojan las inmobiliarias el alquiler promedio y más recomendable para comenzar a alquilar es un departamento de dos ambientes. El rango de precios suele variar pero en relación a las propiedades de uno y tres ambientes suele ser el más adecuado.