Un dia inesperado

ellaOne foto 2

Pues sí, he tenido que utilizar la pildora del día después, no es que no quiera tener hijos que sí que los quiero, es que no es el momento adecuado. Sé que mi abuela no me lo perdonaría nunca y eso es algo a lo que no me voy a arriesgar.
Siempre he estado muy unida a mi yaya y la quiero con locura. Mi madre regentaba una peluquería así que la mayor parte de mi infancia la pasé en compañía de mi abuela. Ella me enseñó a coser, a cocinar, a montar en bici y aun montón de cosas más, también me enseñó a ser una mujer independiente y no tener que depender de nadie.

Hoy soy una mujer orgullosa de mi misma por todo lo que he conseguido y no quiero quitarle méritos a mi madre, pero en buena parte debo agradecerle a mi abuela en lo que me he convertido.
Ahora soy una mujer madura, con un buen trabajo, un pisito en el centro y un novio maravilloso con el que estoy planificando una boda de ensueño, algo pequeñito y familiar, apenas los familiares y un par de amigos, algo íntimo y romántico que es lo que siempre he querido. Mi abuela está como loca con los preparativos y como podréis imaginar un embarazo a escasos meses de la boda frustraría todos mis planes.

Por eso cuando después de la cena maravillosa que disfrutamos Fran y yo y acabar en su casa, cuando me dí cuenta que el romanticismo, el deseo y el exceso de vino se nos había ido de las manos ya era tarde y la cosa había terminado. No me lo pensé dos veces, tras hablarlo, salimos raudos a buscar la farmacia de guardia para poder comprar la píldora del día después y asegurarme de que no me había quedado embarazad.

Tras esto estuve cuatro o cinco días un poco preocupada por si no habíamos llegado a tiempo y me había quedado en estado, afortunadamente no fue así, de lo cual me alegro mucho porque ni es momento ni estoy preparada para ello. Además, decepcionaría mucho a mi abuela ya que siempre me ha dicho que no me cargue de hijos tan joven, que hay tiempo para todo, que haga todas las cosas que quiero hacer en la vida y que después sea madre, por ella y por mí, espero poder hacer todo lo que tengo en mente antes de que me llamen mamá.