Un fin de semana de paseo en familia

alquilerautocares.com

Es posible que la rutina nos envuelva y sin darnos cuenta van pasando los días, los meses y, en ocasiones, los años, sin darnos un espacio extraordinario para compartir en familia. La monotonía se va consumiendo la alegría y hasta la unión, pues bajo esas circunstancias, no es de extrañar, que observemos que cada quien agarre por un lado diferente en busca de algo que llene ese gran vacío que se percibe en el hogar.

En función de lo anterior podemos mencionar las posibles consecuencias de no compartir en familia:

  • Enfermedades varias: las personas que no se toman el tiempo adecuado para disfrutar tienden a contraer mayor número de enfermedades. Y es que la felicidad está asociada con el sistema inmune del organismo, por ende, si no hay momentos que incentiven la alegría hará que el cuerpo y la mente estén vulnerables y se terminen padeciendo patologías psíquicas y físicas.
  • Amistades tóxicas: cuando falta integración y confianza en el núcleo del hogar, como se mencionó anteriormente, se busca en otras partes satisfacer esa necesidad afectiva, sin embargo, no siempre se escogen buenas personas, sino, todo lo contrario, seres que terminan perjudicando a algunos miembros de la familia. Por ejemplo, induciéndolos a las drogas, al alcoholismo, a cometer hechos delictivos, etc.
  • Infidelidad: otro tipo de escape negativo, en el cual uno o ambos cónyuges se buscan un amante, quebrantando la confianza y el amor que se profesaron en algún momento. Esto no solo perjudica a la pareja, también afecta a los hijos mucho más de lo que ellos creen, creando traumas, generalmente, difíciles de superar.
  • Vejez prematura: de alguna manera está asociado al segundo punto, pero incluso sin contraer muchas enfermedades, puede pasar que la apariencia de las personas se note cada vez más marchita, con un aspecto de agotamiento permanente. Tanto así, que algunos niños en hogares con ausencia de buenos momentos se ven con un semblante triste, para nada propios de sus edades.

Si bien no podemos recuperar el tiempo perdido, al tener consciencia de tales aspectos negativos, simplemente, por no salir a pasear y disfrutar con la familia, nos toca reaccionar e inventar tantas escapadas como sea posible. Dejar las excusas a un lado e idear excursiones, días de playa, picnic en un parque, fines de semana de deportes, lo que sea que nos integre y nos haga feliz.

Mejor aún si todos vamos en un mismo vehículo, si invitamos primos, tíos, abuelos, y para ello se puede optar por alquilar un autocare. En la web http://www.alquilerautocares.com/, es factible ver las empresas que se dedican a ofrecer dicho servicio.